Bares más antiguos y con solera de Madrid

Si algo tiene España en general y Madrid en particular es la aglomeración de cervecerías y bares que podemos encontrarnos en sus calles. Raro es estar en un barrio y no tener una oferta enorme de sitios en los que poder disfrutar de una buena cerveza o de la mejor gastronomía de la localidad.

Es por ello que es bueno reconocer los locales más antiguos que podemos encontrarnos, para disfrutar así de los sitios con más solera de la capital, e impregnarnos de las anécdotas que los han acompañado a lo largo de sus muchos años de historia.

bares-antiguos-madrid

BARES CENTENARIOS O COMO APRECIAR LA EXPERIENCIA

En Madrid son muchos los bares y cervecerías que rezan en sus fachadas con más de cien años de antigüedad, y en su interior con multitud de anécdotas que darían para más de un libro.

La bodega de la Ardosa, en la calle de Colón, nos muestra a través de su fachada una cantina del año 1892, cuyas cosechas propias y la excelente tortilla de patatas que se cocina en su interior son dignas de mención.

También es conocidísima Casa Labra, cuyo ambiente nos transporta al Madrid de 1860. El bacalao y su infinidad de manera de prepararlo conforman el santo y seña de este local situado en Tetuán.

Y desde bien temprano del siglo pasado, nos encontramos con La casa del Abuelo, un restaurante que abrió sus puertas allá por 1906. Las gambas al ajillo con una buena cerveza es una de las ofertas más suculentas de este local, que pone el mar en la mesa para todos sus clientes.

En la calle Mesón de Paredes nos encontramos con la Taberna de Antonio Sánchez, la cual lleva desde 1830 ofreciéndonos sus maravillosos platos de cocina castellana. O la Taberna La Cruzada, la cual es tres años más joven que la anterior y que podemos encontrar en la calle Amnistía, a la altura del número 8.

Viva Madrid es otra de esas tabernas con encanto y solera. En la calle Manuel Fernández y González podemos encontrar este local que data desde 1856, y cuya cocina sigue ofreciendo los mejores sabores a cada paladar que entra a disfrutar en ella. O la Casa Alberto de la calle Huertas, en pleno Barrio de las Letras, otro de esos pedacitos de historia de Madrid.

Muchos son los locales que llevan años y años ofreciendo los mejores servicios a todo aquel cliente que entra a su interior a disfrutar de una cerveza y la mejor gastronomía. Y tanto es así, y tan bueno es esto, que solo podemos esperar que, si bien los años pasan, estos lugares sigan manteniendo sus puertas abiertas y sigan deleitando a la gente con otros cien años, como poco, de magnifica historia madrileña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *